©2019 domblasco.com. All Rights Reserved. |Aviso Legal | Política de Privacidad |

SUEÑO DE FACIO

Con este vino extremeño, la Bodega Domblasco quiere rendir homenaje a un hombre bueno que dedicó parte de sus mejores años a esta familia, con su trabajo y cariño, que sobrepasaba con creces la relación laboral. Bonifacio Lobato, “Facio” como era conocido por quienes tuvimos la suerte de tratarle.

 

Desde pequeño, acompañaba a su padre en los trabajos que éste realizaba para mi bisabuelo Juan “El Boticario” en la bodega y otras labores agrícolas. Pasada su adolescencia, Facio fundó  una familia y a pesar de tener que salir del pueblo a trabajar en las localidades vecinas como brazero-segador, siempre estuvo ligado a mi familia ayudando a mi abuelo León en los trabajos del campo, sobre todo, en la bodega.  Incluso lo acompañó en los últimos momentos de su corta vida, cuando la muerte le sorprendió aquejado de una dolencia cardiaca.

 

Los años de la posguerra fueron difíciles. El hambre castigaba sobre todo a las clases más desfavorecidas, como era el caso de Facio, lo que les obligaba a buscar el sustento para su familia de cualquier manera. El invierno era especialmente duro. Los campos extremeños ofrecían pocas posibilidades, que se reducían a la producción de bellotas, utilizadas para alimento de los cerdos. El robo de las bellotas era especialmente vigilado y castigado y a Facio le tocó sufrir alguno de estos castigos “ejemplares”. Estas calamidades y otras más, quedaron atrás cuando mi padre,  “el  boticario” lo llevó definitivamente a la bodega, donde vivió con su familia

durante muchos años.  Facio vivió en Domblasco los mejores años de su vida, sacando adelante a su familia con su trabajo y defendiendo los intereses de mi padre a quien trataba más como un hijo que como patrón. Facio dormía en una “jerga de paja” con su mujer,  Pepa, donde hoy reposan las botellas del vino tinto de guarda tras su embotellado. Los sueños de Facio se sienten en este silencio que envuelve la estancia. Sueños que sirven para darle el nombre al mejor vino de la bodega, que con ello quiere perpetuar su memoria. El “Sueño de Facio” no es sino un reconocimiento a su entrega y dedicación a mi familia.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS
 

El Sueño de Facio se deja madurando un año en las tinajas de arcilla y posteriormente 6 meses de crianza en barricas de francés.

Se produce con uvas 50% garnacha  y 50% petit verdot.

Es un vino atípico y con personalidad que se caracteriza por su color rojo cereza de capa media, ribete burdeos; un color limpio y brillante.

Es un tinto, intenso y complejo, se beneficia de suelos calizos y pizarrosos frente a la habitual arcilla, de una altitud de 600 metros, con mayor pluviometría que la media, y un acertado juego de varietales que consigue aglutinar con pericia fruta, frescura y potencia.

El vino posee una fuerte carga emocional y sensitiva bajo su manto de fruta negra y roja, bien madura, matizada de especias punzantes, notas de sotobosque y breña. En la boca, untuosa, manifiesta su excelente estructura con el sabroso impacto de una acidez que realza y alarga el amplio regusto frutal.